agricultura ecológica

Agricultura y Ganadería

La Agricultura y Ganadería en Galicia juegan un papel vital en la economía y el desarrollo rural de esta región del noroeste de España. Conocida por su paisaje verde y exuberante, Galicia cuenta con una larga tradición agrícola y ganadera que se remonta a siglos atrás.

La diversidad climática y geográfica de la región permite una amplia variedad de cultivos, desde maíz y patatas hasta viñedos y huertos de frutas. Además, la ganadería bovina, porcina y láctea es una parte fundamental de la industria agropecuaria gallega.

Sin embargo, a pesar de su importancia, la agricultura y ganadería en Galicia enfrentan desafíos, como la sostenibilidad, la modernización y la competencia global, que requieren soluciones innovadoras para asegurar un futuro próspero para el sector y las comunidades rurales.

La Agricultura y Ganadería

La Ganadería

El sector ganadero en Galicia se caracteriza principalmente por la producción de leche, carne y productos derivados. La ganadería bovina es la más destacada, con una fuerte presencia de razas autóctonas como la vaca rubia gallega.La ganadería ovina y caprina también tiene cierta relevancia, principalmente para la producción de carne y leche. La oveja gallega es una raza autóctona de importancia en la región.

En cuanto a la avicultura, destaca la producción de pollos y huevos, con granjas avícolas distribuidas por toda la región. La ganadería porcina también está presente, aunque en menor medida que otras especies.  

La Agricultura

La agricultura en Galicia se caracteriza por una diversidad de cultivos, principalmente orientada hacia productos hortícolas, forrajes, cereales y frutas.
Destacan los cultivos de patata, maíz, trigo, centeno, remolacha, legumbres y hortalizas como grelos, berzas y pimientos de padrón.

En la producción frutícola, Galicia es conocida por sus cultivos de manzanas, peras, kiwis, castañas y uvas, que se destinan tanto al consumo fresco como a la producción de sidra, vino y otros productos derivados.
La viticultura tiene cierta relevancia en la región, especialmente en las denominaciones de origen Rías Baixas y Ribeiro, conocidas por la producción de vinos blancos de calidad.

Además de los cultivos tradicionales, en los últimos años ha habido un aumento de la agricultura ecológica y de productos de calidad diferenciada, como los productos con denominación de origen protegida (DOP) y los productos de la marca de calidad «Galicia Calidade».

Es importante destacar que tanto en la ganadería como en la agricultura, se han promovido prácticas más sostenibles y respetuosas con el medio ambiente en Galicia. Se fomenta el uso responsable de los recursos naturales, la reducción del uso de productos químicos y el impulso de la producción ecológica. Asimismo, se han establecido programas de control y trazabilidad de los productos agrícolas y ganaderos para garantizar su calidad y seguridad alimentaria.

La agricultura extensiva

“La ganadería y la agricultura desempeñan un papel importante en la economía de Galicia, ya que la región cuenta con una larga tradición agroganadera.”

La agricultura y ganadería sostenible en Galicia implica la adopción de prácticas que sean respetuosas con el medio ambiente, socialmente justas y económicamente viables. Estas prácticas se centran en la conservación de los recursos naturales, la protección de la biodiversidad, la mejora de la calidad del suelo y del agua, y el bienestar animal.

Nace Terra Sen Merda, pasión por el Medio Ambiente
+ -

Incentivos y apoyo a la agricultura sostenible

Es importante proporcionar incentivos y apoyo a los agricultores y ganaderos que adopten prácticas sostenibles. Esto puede incluir subsidios, programas de capacitación y asesoramiento técnico para promover la transición hacia métodos de producción más respetuosos con el medio ambiente y la protección del agua, promoviendo su uso eficiente en la agricultura con técnicas de riego adecuadas además de la captación y almacenamiento de aguas pluviales.

Cabe además implementar prácticas de conservación del suelo, como la rotación de cultivos, el uso de cubiertas vegetales, la siembra directa y el mantenimiento de terrazas. Estas medidas ayudan a prevenir la erosión del suelo y a mantener su fertilidad a largo plazo.

Y también apoyar la producción y el consumo de cultivos locales y diversificados fomentando políticas y programas que brinden apoyo económico, asesoramiento técnico y acceso a mercados locales para los pequeños agricultores y ganaderos, promoviendo así su sostenibilidad y su papel en la economía local.

+ -

Educación y conciencia pública

La educación y la concienciación de la población son fundamentales para fomentar prácticas responsables en el uso del agua y en la producción agrícola y ganadera. Es necesario informar a los agricultores, ganaderos y consumidores sobre los riesgos de la contaminación del agua y promover prácticas sostenibles que protejan los recursos hídricos.

Cabe promover e incentivar además la investigación y la innovación para el desarrollo de técnicas y tecnologías sostenibles tanto en la agricultura como en la ganadería, así como la transferencia de conocimientos a los productores, fomentando asimismo la certificación y el etiquetado de productos agrícolas y ganaderos sostenibles.

+ -

Ganadería responsable

Es esencial promover una ganadería responsable y sostenible. Esto implica un manejo adecuado de los residuos animales para evitar la contaminación del agua y la implementación de prácticas de alimentación y manejo que reduzcan la excreción de nitrógeno en los sistemas ganaderos.

Además de establecer normas y regulaciones que promuevan el bienestar animal en las explotaciones ganaderas, asegurando condiciones adecuadas de crianza, alimentación y transporte de los animales.

+ -

Prácticas agrícolas sostenibles

Promover y fomentar prácticas agrícolas sostenibles puede ayudar a reducir la contaminación del agua. Esto implica el uso responsable de fertilizantes y pesticidas, la implementación de técnicas de gestión de nutrientes, como la fertilización adecuada y la rotación de cultivos, y la adopción de métodos de cultivo conservacionistas que reduzcan la erosión del suelo y la escorrentía de nutrientes hacia los cuerpos de agua.

 

Se trata de fomentar la transición hacia la Agricultura Ecológica, en la que se evite el uso de fertilizantes y pesticidas químicos, se promueva la rotación de cultivos, se utilice abono orgánico y se aplique el control integrado de plagas. La agricultura ecológica contribuye a la conservación de los suelos, la biodiversidad y la calidad del agua.